Microchip de identificación en gatos ¿es realmente tan necesario?

Microchip de identificación en gatos ¿es realmente tan necesario?

Seguro que como gatero, alguna vez te has hecho la pregunta, «el microchip de identificación en gatos ¿es realmente tan necesario?».

Si acabas de hacerte cargo de un gato, por medio de una protectora, un criador o una tienda, siempre tendrá (o debería) tener ya implantado el microchip. Pero puede darse la circunstancia de que tú mismo hayas recogido de la calle un gato o te lo haya cedido/regalado un particular. En ese caso es muy posible que tu gato no tenga microchip y tengas que decidir en si es o no necesario.

Según estudios de la Fundación Affinity, solamente el 4% de los gatos recogidos por las protectoras, estaban identificados, puedes ver una infografía de los datos del 2020 aquí.

Muchos propietarios, siguen sin entender la importancia del microchip y por eso en este post te voy a explicar:

  • Qué es el microchip.
  • Para qué sirve.
  • Qué tienes que hacer para ponérselo.
  • Por qué es, en mi opinión “imprescindible” que tu gato lo tenga.

 

¿Qué es el microchip?

 

En pocas palabras, es un modo de identificación para tu gato, en el que se utiliza un implante subcutáneo, también llamado  «transponder» o «transpondedor».

En dicho implante, figura un número único, que se asocia a una base de datos donde figuran tus datos de contacto.

La mayoría de los implantes de microchip contienen tres elementos:

1. Un “chip’ o circuito.
2. Un inductor de bobina.
3. Un condensador.

El microchip, es un dispositivo electrónico (RFID pasivo), encapsulado en biocristal,  marcado con ácido o cristal con una capa de polipropileno, más o menos del tamaño de un grano de arroz, en el que se encuentra previamente grabado un número único e inalterable, que identifica al gato como si de un DNI se tratara.

¿Qué beneficios tiene para tu gato?

 

  • Lo más importante es la facilidad con la que podrías recuperar a tu gato en caso de que se perdiera o fuera robado.
  • Si se diera el caso, de que tu gato muriera mientras está extraviado, sino tiene microchip, nunca sabrás que fue de él. Al tenerlo, los servicios de recogida te avisarían.
  • También puedes utilizarlo para las “puertas gateras” o “comederos electrónicos”, que funcionan como si se tratara de un escáner lector, que al detectar el microchip de tu gato, hace que la gatera, o el cuenco de comida, se abra.
  • Además, algo muy importante, es que el “dueño legal” del gato, es a nombre de quien esté puesto el microchip. Esto es fundamental, especialmente en caso de robo o separación, de cara a la disputa por su propiedad.
  • En caso de tener que desplazarte. Para viajar fuera de tu propio país, es obligatorio que tenga tanto microchip, como pasaporte y si viajas con el gato a una Comunidad Autónoma, donde es obligatorio, tendría que estar identificado también. Así que, como no sabes si esa circunstancia puede darse o no, mejor tenerlo puesto antes y así no tendrás problemas.

 

¿Cómo es el microchip de identificación?

 

El microchip está preinsertado en un inyector estéril de un solo uso (su propio aplicador) y con una ristra de etiquetas identificativas con el número del microchip y el código de barras que lleva grabado en su interior.

Es indoloro e invisible, además es permanente y no puede ser extraído, alterado o destruido.

 

¿Cómo funciona un microchip?

 

Al pasar el lector (escáner) este emite ondas de radio de baja frecuencia sobre el gato, de forma totalmente indolora para él, y cuándo es localizado, el chip se “activa”, utilizando la energía del escáner, (técnica de inducción).

El microchip devuelve la onda de radio detectada y escáner interpreta la señal convirtiendo los datos binarios en datos decimales de forma se pueden leerse por medio de un código en la pantalla de cristal líquido del lector.

 

¿Qué tipos de microchip puedo encontrar?

 

Puedes encontrar básicamente, tres tipos de microchips.

  1. Normales: 2,00 mm x 12,00 mm.
  2. Pequeños:1,40 x 10,30 mm. o de 1,40 y 8,50 mm.
  3. Térmicos: 2,12 mm x 13,00 mm

# Normales

Estos son microchips, de tamaño «normal» digamos que ni pequeños ni grandes. Son los más usados en las clínicas mixtas (perros, gatos y animales exóticos).

 

# Pequeños

Estos son ideales para gatos, ya que por su tamaño son los menos traumáticos a la hora de insertarlos.

En España podemos encontrar dos modelos.

  1. Lifechip petite de Urano Vet, ver pdf de información aquí.
  2. Felixcan nimi, ver pdf de información aquí.

# Térmicos

Los microchip térmicos, suponen una ventaja extra, especialmente para los gatos, que por lo general se estresan mucho con la toma de temperatura rectal.

Este tipo de microchip tiene un biosensor de temperatura integrado, lo que permite leer simultáneamente la temperatura de forma rápida y no invasiva, y además el número de identificación de tu gato. Es especialmente útil, en caso de la monitorización de la temperatura durante una cirugía y en las hospitalizaciones, ya que cualquier cambio de temperatura, es detectado de forma instantánea.

Este microchip, mide la temperatura subcutánea del gato, que es diferente de la temperatura rectal, pero en condiciones normales, la diferencia suele ser inferior a ± 0,75ºC.

El lugar de implantación donde mayor correlación existe con la temperatura rectal es el espacio interescapular, por eso estos microchips es mejor no ponerlos en el lado izquierdo del cuello, sino en el centro. Hay que esperar 48 horas tras la implantación para que la detección de temperatura sea fiable.

Biotherm®, es el único microchip térmico comercializado en nuestro país.

 

 

Si utilizas este microchip, ten en cuenta que cualquier lector de microchips del mercado puede leerlo, pero sólo lectores especiales para este tipo de microchip, podrán indicar la temperatura.
Aquí puedes ver un vídeo sobre los microchips térmicos.

Y aquí puedes encontrar más información: Biotherm

¿Qué características tiene el número de microchip?

El microchip de identificación en gatos que elijas, debe cumplir con la norma ISO.

El Comité Internacional de Registro Animal (International Comittee for Animal Recording, ICAR) es un organismo responsable, entre otras cosas del cumplimiento de los productos de RFID con la norma ISO 11784/85.

  • Todos los microchips que cumplen con la norma ISO, contienen sólo 15 números, sin letras.
  • Los 3 primeros dígitos del código significan el identificador del fabricante. Normalmente comienzan con el número 9
  • Si el primer dígito del código comienza con un número distinto al 9, representa el código de país del microchip.
  • Si por algún motivo, tu gato tiene un microchip no ISO, deberás tener su propio lector para poder identificarlo.

 

¿El microchip supone algún riesgo para la salud de mi gato?

En realidad se considera que no, ya que los riesgos son mínimos y los beneficios sobrepasan con creces los riesgos.

Básicamente serían:

 

  • La migración potencial del chip a otra ubicación.
    Para prevenir la migración, el microchip una vez identificado por el organismo, forma una capa de proteína alrededor adhiriéndose permanentemente a este.
    Aun suponiendo que el microchip migrara, normalmente es al hombro o al codo, y no tienen por qué suponer ningún problema

 

  • Desarrollo de tumores en el sitio de la inyección.
    Los gatos son de por sí, propensos a fibrosarcomas por inyecciones subcutáneas, de ahí que se hayan realizado diversos estudios sobre la sospecha de incidencia de tumores malignos en la zona de implantación debidos al microchip.
    Pero hasta la fecha, los casos son extremadamente raros y poco numerosos.

 

  • Reacciones inflamatorias.
    En algunos casos puede ocurrir, que la zona se inflame durante un tiempo. Es algo poco probable y que ocurre en contadas ocasiones.

 

  • Fallo del microchip.
    Esto es también muy raro que ocurra. Los microchip están preparados para funcionar sin problema una media de 25 años y se reportan muy pocos casos de mal funcionamiento.

 

¿Por qué debería ponerle el microchip a mi gato si no sale de casa?

Has llegado a la pregunta del millón…

Porque SÍ sale de casa, una cosa es que no lo tengas «suelto», algo nada recomendable, (además de ilegal) y otra que des por sentado que tu gato no sale de casa.

Aunque solo sea para ir al veterinario, el gato sale y puede perderse.

Además siempre cabe la posibilidad de que ocurran accidentes, en los que quizás no has pensado, que den lugar a que el gato salga de casa.

 

  • Catástrofes varias: Incendios, terremotos, inundaciones etc: si sucede cualquiera de esas cosas en casa, tanto si tú estás y lo dejas libre para que pueda huir como si entran los bomberos, el gato saldrá y en caso de no tener microchip te va a ser muy, pero que muy difícil, por no decir imposible, volver a localizarlo.

 

  • Accidentes de coche: si tienes un accidente de coche con el gato dentro, al ir al veterinario o en cualquier otro desplazamiento, es fácil que el trasportín se rompa, especialmente si no está colocado en lugar seguro dentro del habitáculo del coche (el lugar más adecuado, es en el suelo, tras los asientos delanteros). Si tu gato en plena carretera, sale corriendo, sin chip.. puede perderse o que le atropelle un coche, con suma facilidad.

 

  • Visitas en casa: si das una comida cena etc., tus invitados no estarán tan pendientes de la seguridad de tu gato, en cuanto a cierre y apertura de puertas. Es muy común en gente no gatera, quedarse plantada delante de la puerta abierta de casa hablando….

 

  • Asistentas: las asistentas son el depredador número 1 del gato doméstico. Hay de todo, obviamente, pero en general, un gato nunca es bienvenido por las asistentas, que ven incrementado su trabajo x3, entre pelos, arena etc. y encima tener que tener cuidado de no dejarse la puerta abierta, no poder ventilar a lo loco, con las ventanas abiertas de par en par, cuidado con los productos químicos al fregar etc. Un asistenta descuidada, puede dejar puertas y ventanas abiertas con suma facilidad y que tu gato salga de casa.

 

  • Mudanzas: un poco lo mismo, en el momento en el que el gato se encuentra en un entorno con gente no acostumbrada a gatos, que abren y cierran puertas y ventanas sin control, hay un riesgo muy elevado de que tu gato se pierda.

 

  • Vacaciones: si te ausentas de casa, largas temporadas de tiempo seguidas, ya sea por trabajo o de vacaciones (más de dos semanas) podrías plantearte el llevar a tu gato contigo, pero ojo, el lugar donde vayas, sea hotel, apartamento, casa de familiares etc, tendrá que tener las mismas medidas de seguridad que tiene tu casa, de forma que evites que tu gato acceda al exterior, y por tanto pueda perderse. Es muy normal, que no encuentres un lugar lo suficientemente seguro para tu gato y si no tienes mucho cuidado, se extravíe.

 

¿Es obligatorio que mi gato esté identificado por medio del microchip?

La normativa en cuanto a identificación, se rige en España por las Comunidades Autónomas.

En la actualidad es obligatorio en:

  • Andalucía.
  • Cantabria.
  • Cataluña.
  • Galicia.
  • Madrid.

En el resto, es recomendable.

En las que es obligatorio, hay que implantarlo antes de los 3 meses de vida o en su defecto, al mes de hacerte cargo de un gato que no lo tiene.

También es obligatorio en algunas situaciones, por ejemplo:

  • En caso de viajar en avión, tanto si es al extranjero como dentro de España. Es obligatorio que tenga tanto microchip como pasaporte.
  • Si vacunamos al gato de la rabia, ya sea porque queremos o porque es obligatorio en esa Comunidad Autónoma, es imprescindible tanto el microchip como el pasaporte.

¿Cuáles son las bases de datos de microchips?

Existen diferentes tipos:

1. Por Comunidad Autónoma.
2. Nacionales.
3. Internacionales.

 

 

Por comunidad autónoma

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Madrid: Registro RIAC
  • Web: www.riacmadrid.org

 

 

 

 

 

Nacionales

 

Internacionales

 

 

¿Qué datos van unidos al número de chip?

Cada base de datos, funciona de forma independiente y puede solicitar, a la hora de registrarlo, una información u otra, pero básicamente en todas funciona más o menos así.

Los datos que puedes consultar, dentro de cada base de datos son:

  • Relativos al «estado o situación» del gato.
  • Datos del gato.
  • Datos e información, de contacto del propietario.
  • Datos del veterinario que lo ha implantado.

# Estado o situación en la base de datos

  • En qué base de datos figura registrado y en qué fecha fue implantado el microchip.
  • Situación del gato (activo, desaparecido, fallecido) Fecha de actualización.

# Datos sobre el gato

  • Código identificador: (el número de microchip) Pasaporte: (el número de pasaporte)
  • Fecha de nacimiento: (dd/mm/aa) Especie: (en este caso, felina)
  • Sexo:
  • Raza:
  • Nombre:
  • Aptitud: (compañía, cría)
  • Dirección de la mascota: (donde resida el gato)

# Datos del propietario

  • Nombre y apellidos:
  • Dirección:(del propietario, que puede ser diferente a la del gato) Teléfono: (da opción a poner 3)
  • Email: (da opción a poner 1)

 

¿Qué tengo que hacer si quiero que mi gato esté identificado con un microchip?

Solo el veterinario puede poner y registrar el microchip, y solamente los veterinarios autorizados a ello.

Puedes ver un listado de Veterinarios autorizados en la base de datos de microchip de cada Comunidad Autónoma.

Mi recomendación es que primero decidas que tipo de microchip quieres poner a tu gato, si de tamaño normal, mini o término y en base a eso llames a los veterinarios de tu zona para ver cuál dispone del tipo de microchip que has elegido (no todos utilizan los tres tipos) o si tienes un veterinario favorito, que no tiene el microchip que quieres, solicitar que lo pida para ti.

Una vez que has encontrado al veterinario que lo tiene, pides hora y vas con tu gato y su cartilla de vacunación o pasaporte, no es necesaria ninguna preparación previa, ni estar en ayunas ni nada de nada, ya que es un pinchazo subcutáneo, que si el veterinario tiene la habilidad necesaria, el gato ni se va a enterar.

Una vez le ha introducido el microchip, en el lado izquierdo del cuello, o en el central, pasará el lector para asegurarse de que está activo y todo correcto.

En la cartilla o pasaporte, indicará en qué zona ha colocado el microchip. Después tendrás que rellenar un documento con tus datos y firmarlo .

Con ese documento y esos datos el veterinario lo inscribirá en la Base de datos que corresponda.

 

 

¿Ponerle el microchip es doloroso?

El microchip es un procedimiento rápido y relativamente indoloro, parecido a la molestia que pueda sentir el gato al ponerle una vacuna.

El que sea más o menos doloroso o molesto, depende de varios factores:

  • El tamaño del microchip: cuanto más grande sea el microchip, más grande es también el aplicador y por tanto mayor la incisión.
  • La habilidad del veterinario: esto es fundamental, un veterinario experto y con una técnica segura y firme, se lo colocará rápidamente sin que apenas se dé cuenta.
  • La edad de tu gato: cuanto más joven sea el gato, más fina es su piel y más fácil será colocarlo.
  • Si el gato está esterilizado o no: especialmente los machos no castrados, por motivos hormonales tienen la piel «más dura» que un gato castrado, y por eso en esos casos puede costar más la maniobra para introducirlo.

Lo normal es que se ponga sin anestesia, pero en algunos casos el veterinario puede decidir utilizar una crema anestésica tópica en la zona de inoculación o si va a realizar alguna cirugía, por ejemplo la esterilización, aprovechar ese momento para ponerle el microchip, cuando esté bajo anestesia.

 

 

¿Qué documentación me entregarán una vez esté insertado el microchip?

# Tarjeta de identificación.

Dependiendo de la Comunidad Autónoma, podría llegarte por correo ordinario una tarjeta de identificación con los datos de tu gato en el registro.
En Madrid por ejemplo, no te envían nada, sencillamente el veterinario te dará una tarjeta roja donde se pega el código de barras del microchip.

# Chapa de identificación

En Cataluña, aparte de la tarjeta con sus datos, te envían una placa con un código QR, de forma que con cualquier móvil, puedan conocer el número de chip y buscarlo en la base de datos.

En Madrid, también te dan una chapita, igual de cutre que la tarjeta.

¿Cuánto cuesta poner un microchip?

Depende del veterinario, el tipo de microchip de identificación en gatos y de la Comunidad Autónoma, pero ronda de media los 30 euros.

Poner el microchip implica pagar por:

  • El microchip en sí.
  • La maniobra de insertarlo.
  • La gestión de darlo de alta en la base de datos correspondiente y dependiendo de la comunidad autónoma, también para darlo de baja en caso de fallecimiento.

 

¿Cómo funciona el microchip en caso de que tu gato se pierda?

Como ya has visto, tus datos van unidos al código que va grabado dentro del microchip del gato, por tanto si lo recoge la policía local, una protectora, o cualquier persona que lo lleve a un veterinario, al pasar el lector de microchip y con ese número, acceder a la base de datos, te localizarían para que pudieras recuperarlo.

Si el gato fuera encontrado en otra comunidad autónoma, su microchip no aparecerá como dado de alta en la base de datos de esa comunidad, pero por medio de REIAC, que es la base de datos Nacional, sólo con el número de microchip, ya se podría conocer, dónde está registrado y tus datos de contacto.

En algunas bases de datos, por ejemplo en Madrid, tienen un apartado llamado Declaración de Extravío de Animal, desde el cuál, cambias el estado y aparece como DESAPARECIDO. Es importante que si tu gato se pierde, realices esta gestión y cambies el estado, ya que de no ser así y tu gato es encontrado, sería considerado ABANDONADO.

Artículo 4, definiciones.

Punto 4. Animales abandonados: se considera animal de compañía abandonado todo aquel que pudiendo estar o no identificado de su origen o propietario, circule por la vía pública sin acompañamiento de persona alguna y del cual no se haya denunciado su pérdida o sustracción, o aquel que no sea retirado del centro de recogida por su propietario o persona autorizada en los plazos establecidos en esta Ley.

Punto 5. Animales perdidos o extraviados: aquellos animales de compañía que, estando identificados o bien sin identificar, vagan sin destino y sin control, siempre que sus propietarios o poseedores hayan comunicado el extravío o perdida de los mismos. En caso de animales identificados, deberá haberse comunicado la pérdida al Registro de Identificación de Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid.

Si se considera ABANDONADO, obviamente te multarían por abandono, que supone una infracción denominada «muy grave» que conlleva una multa de 9.001 euros a 45.000 euros.

 

¿Existen opciones al microchip?

El microchip es sin duda la mejor opción y no hay nada que pueda sustituirlo, lo que sí puedes es utilizar otros métodos para «potenciar» su localización, pero siempre serán por medio de un collar, lo cual no suele ser muy recomendable en gatos, salvo para situaciones puntuales, por ejemplo, si vas ha realizar algún viaje.

Los collares pueden producir ahogamientos, si el gato queda enganchando en algo, y en caso de ser «antiahogamiento» se podrán soltar y seguirás en las mismas de cara a identificarlo.

¿Y eso del tatuaje en la oreja? es un método ya obsoleto, que consistía en marcar en las caras internas de las orejas con un código de números y letras, con tinta negra. Este método era muy doloroso, por lo que era necesario realizarlo bajo anestesia general.

# Las actuales opciones al microchip serían, básicamente distintos dispositivos colgados a un collar o arnés.

  • Chapas con código QR.
  • Placas de RFID (radiofrecuencia).
  • Colgantes con GPS.
  • Colgante de identificación con cápsula de almacenamiento.
  • Chapita de toda la vida, con nombre y teléfono escrito.

 

Mi opinión

Utilizar el microchip de identificación en gatos, además de recomendable sí o sí, es un dispositivo obligatorio por Ley en varias Comunidades Autónomas en España y seguramente en el futuro, en todas.

No supone prácticamente ningún riesgo de salud para tu gato, ni el ponerlo ni el llevarlo y los pros como puedes ver, compensan con mucho los contras, que básicamente sólo hay uno, que hay que ir al veterinario para ponerlo y pagar. El resto, todo ventajas.

El tipo de microchip que recomiendo para gatos, es el térmico o los minis.

Así que si aún te lo estás pensando, no esperes a que pase algo y tengas que arrepentirte.

 

 


 

Si te ha gustado, no te cortes y comparte.

Para añadir algo, quejarte o cualquier manifestación por tu parte, ya sabes, deja tu comentario sin ningún pudor.

 

Besos mil

[5] Consejos de alimentación para gatos geriátricos.

[5] Consejos de alimentación para gatos geriátricos.

En este post, te traigo 5 consejos de alimentación para gatos geriátricos. La alimentación para gatos geriátricos es algo relativamente nuevo para la industria alimentaria. La esperanza de vida de los gatos actualmente es más alta de lo que lo ha sido nunca, debido a diversos factores, que han conseguido sea muy común tener gatos de 15 años y más.

Alimentar a tu gato geriátrico correctamente, consiste en adaptar su alimentación a esta etapa de su vida.

Por desgracia no es tan sencillo como proporcionarle un pienso para gatos senior y ya. El pienso debe ser el adecuado para el de forma totalmente personalizada. Eso significa que tiene que ser el adecuado a muchos parámetros personales.

Actualmente todos mis gatos tienen más de 11 años, así que te puedo contar de primera mano, como el paso de la edad afecta de diferente manera a cada uno de ellos. Tengo gatos con 16 años que son más activos que algunos de 11, algunos que están ahora más gorditos que en su etapa juvenil y otros más delgados, pero excepciones aparte, es cierto que por regla general, los gatos con la edad tienden a ser menos activos, a comer menos y a dormir más.

 

—  ¿Qué es un gato geriátrico?

En internet puedes encontrar muchas tablas diferentes que correlacionan la edad humana a la gatuna, para entender la equivalencia en nuestra edad y así conocer mejor cuál es la suya, ya que el paso del tiempo no es tan evidente en nuestros queridos compañeros.

En algunas de estas tablas se considera geriátricos a los gatos a partir de los 11 años y en otros a los que tienen más de 15 años. Esto depende de si se subdivide entre «senior» (de 11 a 15) y «geriátrico» (15 o más) pero igualmente son gatos mayores y sus necesidades no varían mucho de tener 12 a 16  una vez entrados en esta etapa de su vida.

Cada gato puede envejecer a una velocidad diferente y presentar patologías asociadas a la edad, o no.

 

En general se establecen tres fases en la etapa de envejecimiento gatuno, divididas entre:

  • Maduro: más de 7 años.
  • Senior: a partir de los 11 años
  • Geriátrico: 15 años o más.

Para que te hagas una idea, 11 años sería más o menos el equivalente a 60 años para nosotros.

Alimentación para gatos geriátricos

 

— ¿Qué necesidades específicas tiene un gato geriátrico?

A partir de los 15 años suelen ser más sensibles al estrés y tolerar menos los cambios. En general los gatos ya son de por si sensibles al estrés y poco amigos de novedades, pero digamos que en esta etapa es más evidente aún, de forma que cualquier pequeño cambio puede afectarles notablemente.

– ¿Qué cambios suelen producirse en los gatos geriátricos?

  • Disminución del apetito
  • Se mueven más lentamente.
  • Sufren más los cambios de rutinas y ambientes.
  • Pérdida de visión
  • Pérdida de oído
  • Pelaje menos brillante y aspecto algo más deteriorado.
  • Incontinencia urinaria y/o fecal.
  • Confusión mental y/o pérdida de facultades cognitivas.
  • Cambios en su rutina de sueño.
  • Comportamiento apático.

Para mi lo más evidente en gatos de más de 15 años es que por ejemplo, cuando están dormidos y acabas de llegar, no se despiertan inmediatamente con tu presencia, sino que en muchos casos siguen dormidos como si nada, o como mucho abren un ojo y dicen, ok ya está aquí. Esto es por su falta de actividad y sobre todo por la pérdida de audición que genera que no están atentos a la más mínima señal de movimiento como cuando eran jóvenes.

 

— Estos son mis 5 consejos sobre alimentación en gatos geriátricos.

 

— [Primero] no introduzcas cambios drásticos en su alimentación.

Los gatos en general adoran las rutinas y odian los cambios, sobre todo si son del tipo de novedad que no les gusta… Si quieres cambiar el pienso siempre es recomendable que sea de forma gradual, pero en esta etapa de su vida, es más importante que nunca el que cada cambio sea lo más progresivo posible, ya que se encuentran en una fase en la que son más sensibles al estrés.

Si ya de por si por tener alguna dolencia previa, vas a tener que estar quizás medicándolo, lo que supone un estrés extra para el, si encima te vienes arriba queriendo introducir rutinas nuevas, como por ejemplo comenzar a dar alimento natural, cuando nunca antes lo ha comido o administrar algún suplemento que antes no tomaba, intenta que no sea una rutina nueva que el rechace. Haz cambios poco a poco para poder evaluar si lo está tolerando bien o no.

Cuando me refiero a introducir cambios poco a poco, es a que valores como toleran dichos cambios, si ves que algo no va bien, come memos, deja más restos de pienso fuera del comedero, vomita más etc, es mejor parar en dicho cambio y valorar que es lo que está pasando. Es decir, no es meter cambios sí o sí solo que despacio, sino que tendrás que valorar que dichos cambios son bien recibidos por el.

 

—  [Segundo] evalúa las necesidades específicas de tu gato.

Antes de decidirte por un tipo de alimentación u otro, es importante que lo hagas en base a su condición particular, como por ejemplo:

– ¿Está esterilizado/a?

Lo más normal es que un gato de más de 14 años ya este esterilizado, sea hembra o macho, pero podría ser que no. Ten esto en cuenta a la hora de evaluar su estado, ya que un gato no esterilizado tiende a ser más activo y nervioso, debido a sus hormonas sexuales y por lo tanto a estar más delgados de lo normal, por el estrés que esto les produce. Pero no sería una delgadez por alguna deficiencia en su alimentación, sino por esta condición particular.

– ¿Acceso al exterior?

Si tu gato tiene acceso a un jardín o recinto asegurado, donde haga ejercicio y disfrute de muchos estímulos, su alimentación tendrá que adaptarse a su gasto calórico, que en este caso será mayor que la de un gato de sofá, que pase todo el tiempo dentro de casa.

– ¿Raza o longitud de pelo?

Esto que parece una tontería, requiere en muchas ocasiones de una composición especial en los piensos o suplementos. Un gato por ejemplo sphynx, que no tienen pelo, es más sensible a la temperatura y su cuerpo tiene un consumo más elevado en calorías tan sólo para mantener el calor. Un gato de pelo muy largo, como el persa, tendrá seguramente la necesidad de una suplementación específica para mantener adecuadamente las demandas de nutrientes que ese pelo va a necesitar para lucir sano y bonito.

Si tienes un gato persa o sphynx de más de 15 años, tendrás que tener todo esto en cuenta. Esto son solo dos ejemplos, también puede tratarse de un gato común de pelo largo, o un gato especialmente grande y pesado, por ejemplo un Maine Coon, que necesite un aporte extra de condoprotectores.

– ¿Patologías previas?

Tu gato puede tener más de 15 años pero quizás arrastre una diabetes desde los 8 años, o cualquier tipo de patología relacionada o no con la edad. Obviamente es más importante centrarte en esos problemas a la hora de alimentarle, que no en que se trate sencillamente de un alimento para gatos mayores.

 

—  [Tercero] agua, mucha agua,

A partir de esta edad la ingesta de agua es más importante que nunca, ya que un gato de 14 años si no tiene ya un inicio de insuficiencia renal, lo tendrá en breve.

Por la propia naturaleza del gato, en la que sus ancestros ingerían la mayor parte de los líquidos en su dieta, por medio de presas recién cazadas, el consumo de agua suele ser menor de lo que necesitarían, especialmente desde que se ha comenzado a alimentarlos con pienso (alimento seco).

Te recomiendo este artículo: Cómo animar a tu gato a beber.

– Fuentes de agua.

Introducir fuentes automáticas, si no las tiene ya, siempre es una buena opción para que ingiera más agua.

– Más cuencos y que estos sean atractivos para el gato.

Colocar más cuencos de agua en diferentes zonas de la casa, cambiarla diariamente y sobre todo que sean de cristal, suele generar que beban más agua, que es lo que necesita para mantener su aparato urinario lo mejor posible y con la menor concentración de orina.

– Alimento húmedo.

Aumentar las raciones de alimento húmedo, es siempre una buena idea. Hoy en día puedes encontrar formulaciones para gatos mayores  en comida húmeda sin problema, pero igualmente cualquier alimento que suponga un aporte extra en la cantidad de agua que ingiera, será bienvenido.

 

—  [Cuarto] no suplementes a lo loco.

Salvo que tu veterinario te lo indique, no debes aportar suplementos a tu gato por tu cuenta y riesgo, ya que si esta consumiendo un pienso completo adaptado a sus necesidades, el suplementarlo desequilibrará las proporciones, de forma que pueda ser más perjudicial que beneficioso en muchos casos. Esto puede ocurrir incluso con suplementos naturales que se utilizan un poco para todo.

En caso de que quieras suplementar porque el pienso que come no está adaptado, ya sea porque no consigues que tu gato coma el que sería adecuado o por otros motivos, así no vas a conseguir que reciba el aporte que le correspondería a sus necesidades, por lo que sigue siendo importante que no suplementes sin consultar primero a un veterinario.

Puedes encontrar en el mercado, múltiples suplementos específicos para dolencias de gatos senior, pero como digo, siempre consulta primero a tu veterinario, que podrá evaluar mejor las necesidades específicas de tu gato.

 

—  [Quinto] recipientes adecuados para el pienso.

Esto es importante independientemente de la edad de tu gato, pero en esta etapa es si cabe más importante aún, ya que su deterioro del olfato y el gusto, puede afectar mucho a su aceptación por la comida.

Te recomiendo este artículo Cómo animar a tu gato a comer.

Situar un par de cuencos de comida, en diferentes lugares, en vez de solo uno, puede generar en tu gato más interés por ellos, al igual que ocurre con los cuencos de agua.

Actualmente puedes encontrar unos comederos elevados, que favorecen la digestión al ingerirlos sin estar tan agachados. Yo particularmente he notado gran mejoría en mis gatos, en cuanto a vómitos recurrentes se refiere, utilizando este tipo de comederos, por lo que te los recomiendo al 100%.

—  En resumen.

La vejez no es una enfermedad y aunque es normal que muchas de sus capacidades se vean mermadas por el paso del tiempo, pueden seguir disfrutando de una calidad de vida excelente.

Una alimentación adecuada, puede retrasar la aparición de múltiples patologías, por lo que ahora más que nunca, es necesario que prestes atención a la alimentación de tu gato.

 

– ¿Tienes un gato de más de 15 años?

Para preguntar cualquier cosa o compartir tu experiencia, abajo tienes los comentarios.

¡Un abrazo!

 


 

Quizás te interese también…

Anima Strath: ahora en comprimidos

Enseñar a tu gato con el clicker

Enseñar a tu gato con el clicker

Tiempo estimado de lectura del post: 13mins

Enseñar a tu gato con el clicker, puede ser algo que ni si quiera se te había pasado por la mente. Los gatos por regla general se dedican a educarnos a nosotros y este concepto de pretender que hagan lo que queremos, nos puede resultar increíble y sorprendente.

Estreno esta sección de reseñas de libros sobre gatos, con «Enseña a tu gato con el clicker» de Karen Pryor, ya que sí, es posible enseñarlos con este sistema típico en el adiestramiento para perros y otros animales.

¡Incluye un clicker de regalo!

Ficha técnica

    • Título: Enseña a tu gato con el clicker.
    • Autor: Karen Pryor.
    • Idioma: Castellano.
    • Título Original: Getting Started: Clicker Training for Cats.
    • Idioma Original: Inglés.
    • Fecha: 25 de Agosto de 2017.
    • Idioma: Castellano.
    • Género: Adiestramiento.
    • Editorial: KNS EDICIONES.
    • Edición: Nº1.
    • Número de páginas: 94.

Sobre la autora

Karen Pryor es una bióloga especializada en psicología conductista y los mamíferos marinos.

Fundadora y destacada defensora del método de adiestramiento y comunicación con el clicker, un sistema basado en la aplicación del refuerzo positivo con marcadores, lo que se conoce como «clicker capacitación».

Entre sus cargos más importantes, también fue comisionada de Mamíferos Marinos para el gobierno de los Estados Unidos

Este libro ha sido galardonado con el premio de la «Cat Writers Association» al mejor libro de comportamiento.

Autora de múltiples libros de divulgación sobre adiestramiento, vive en Massachusetts donde se encuentra la sede de su empresa Karen Pryor Clicker Training

Karen se retiró de la gestión de la empresa en 2014 y actualmente es gestionada como vicepresidente ejecutivo por Ken Ramírez, uno de los entrenadores de animales más respetados en el mundo.

Si quieres seguirla en redes sociales, para conocer más a fondo su trabajo, esta es su página de facebook.

Índice del libro

1. Introducción.

    • ¿Para qué enseñar a un gato?
    • Mejorar la vida diaria y actitud del gato.
    • ¿Qué es el adiestramiento con el clicker?
    • Pongámonos en marcha.
    • ¡Manos a la obra! nuestra primera sesión de clicker.
    • ¿El gato no nos hace caso?
    • Conformar el primer comportamiento.
    • ¿Cuánto debe durar una sesión?
    • Finalizar la sesión.
    • Más adiestramiento con dianas.
    • Atrapar algo bonito.
    • Hacer click sin un clicker.
    • Miedo al clicker: un problema temporal.
    • Conseguir que los premios sean más apetecibles.
    • Alternativas a los premios de comida.
    • El diario del clicker.
    • ¿A qué ritmo podemos avanzar?

2. Comportamientos útiles.

    • Venir cuando se le llama.
    • Enseñar señales.
    • Lugares, por favor: la alternativa a pedir.
    • Permanecer en un lugar más tiempo cada vez.
    • Ir de la correa.
    • La orden «en brazos».
    • Garras inofensivas.
    • Aseo y manejo.
    • Adiestrar a varios gatos.

3. Diversión.

    • El gato adiestrado con el clicker
    • Agility para gatos.
    • Música felina.
    • Sigue el punto: lo último en deportes para gatos.
    • Nombrar comportamientos: cómo añadir una señal.
    • Comportamientos múltiples.
    • Comportamiento de alta velocidad.
    • Adiestramiento con el clicker y comunicación.
    • Aprender a aprender, un beneficio del adiestramiento con el clicker.
    • Repertorios ricos, relaciones más ricas.
    • No sólo para gatos domésticos.

4. Problemas y soluciones.

    • Problemas con la caja.
    • «Agresividad» contra los humanos.
    • Morder los tobillos.
    • El salto del leopardo: embocadas desde arriba.
    • Arañar y destrozar las tapicerías.
    • Aburrimiento.
    • Aullar.
    • Saltar encima de la mesa durante las comidas.
    • Sibaritas.
    • Dejar pelo.
    • Quedarse atrapado en un árbol.
    • Peleas de gatos.
    • Perros y gatos.
    • Curar al perro que persigue gatos: una historia de clicker.
    • El adiestramiento con el clicker como comunicación.

5. Recursos.
6. Apéndice: quince consejos para enseñar a gatos con el clicker.

Sinopsis de «Enseña a tu gato con el clicker»

Lo primero que te viene a la mente ante un libro así es ¿qué cosas puede aprender mi gato si utilizo un entrenamiento con clicker? si lo que quieres es que tu gato pase la mopa, friegue los platos o haga la cama, olvídate que para esas cosas no vale.

Con este tipo de entrenamiento, podemos lograr que entienda lo que nos gusta y lo que no, reforzando positivamente con el clic y premios la conducta que deseamos.

Qué cosas puedes desear que haga tu gato

    • Venir cuando se le llama.
    • Dejar de maullar.
    • Bajar de la mesa.
    • Entrar en el trasportín.
    • Salir a pasear con un arnés.
    • Esperar a que lo pongamos en brazos.
    • Jugar con cuidado.
    • Dejar que lo cepillemos y manejemos sin forcejeos.
    • Trucos varios, dar la mano, rodar, girar en círculo, saltar a través de un aro, etc..

Ya desde la primera página, la autora hace una reflexión sobre el «para qué» de este tipo de entrenamiento. Te explica que no es el típico adiestramiento donde dar órdenes para que el gato obedezca, ya que el gato no responde ante la dominancia y el deseo de complacernos, como ya te habrás dado cuenta si tienes gato…

En la educación «tradicional» a los gatos, todo se basa en «qué hacer ante comportamientos no deseados», por ejemplo que se suba a la encimera de la cocina.

Esto siempre se ha logrado utilizando refuerzos indirectos negativos, es decir, el gato se sube a la encimera, hacemos algo de manera indirecta que le produce una sensación que no le gusta, de forma que ya no tenga interés en repetirlo. No porque se de cuenta de que no nos gusta, porque puede ser peligroso para él si se quema con la vitrocerámica, sino porque el hacerlo le produce algo negativo, y de motu proprio ya no tendrá interés en repetirlo.

La educación a los gatos se basa en que por ellos mismos decidan que no les interesa hacer algo, porque no les gusta, pero siempre de forma que no nos asocien a las sensaciones negativas. De ahí lo típico de:

    • Hacer ruido fuerte en el momento.
    • Utilizar el spray de agua.
    • Aire presurizado que se activa con el movimiento.

Sin embargo, en la educación con clicker sí es necesario que sea consciente de que lo que hace nos gusta, de que somos nosotros los que estamos reforzando ese comportamiento, por eso no es sólo una forma que refuerza la conducta en plan «efecto consecuencia» sino que genera una forma de comunicarnos con el.

El clicker es para los gatos un juego, un intercambio en el que identifican el sonido del «clic» con algo placentero, que refuerza de forma directa algo que entiende que nos gusta que haga.

El entrenamiento con clicker no está pensado para controlar los comportamientos no deseados del gato, sino para crear nuevos comportamientos.

En el libro diferencia entre los comportamientos que podemos desear, llamados «comportamientos útiles» a los «problemáticos»

No cualquier comportamiento puede ser readiestrado, ya que en muchos casos el origen es algún aspecto del entorno, por estar aburrido, porque quiera atraer nuestra atención o algún problema de salud. Pero igualmente siempre es algo que va a mejorar notablemente nuestra relación con el, lo mantendrá entretenido y descenderá seguro cualquier tipo de estrés que pueda presentar.

¿Qué es exactamente enseñar a tu gato con el clicker?

El adiestramiento con clicker de Karen Pryor, esta fundamentado en el «condicionamiento operante» también llamado «condicionamiento instrumental».

Se trata de un método de aprendizaje destinado a aumentar o disminuir la probabilidad de que una conducta vuelva a repetirse en el futuro, es decir, las acciones seguidas por un refuerzo positivo, tenderán a repetirse. A la inversa, las acciones que deriven en castigos o consecuencias negativas se debilitarán y será menos probable que se repitan en el futuro.

Básicamente para modificar la conducta podemos utilizar el «condicionamiento clásico» y el «condicionamiento operante», la diferencia entre ellos es que el condicionamiento clásico, se centra en modificar el estímulo que provoca una conducta, y el operante, en modificar la conducta mediante un estímulo.

¿Cómo se entrena a un gato con clicker?

El entrenamiento consiste en que cuando el gato hace algo que queremos que repita o siga haciendo, lo marcamos con un «clic» en el momento y ofrecemos una recompensa en forma de comida. Ese tipo de comida tiene que ser pequeña y fácil de masticar, normalmente algo tipo chuches o snacks liofilizados. Algo en definitiva que a tu gato le guste mucho mucho, no sólo que se lo coma así sin más, debe ser un premio que de verdad ansíe. De esta forma se establece un sistema de comunicación, para que el gato entienda que es lo que nos gusta de su comportamiento y tienda a repetirlo.

En las primeras sesiones es importante que estemos solos con el gato en cuestión, para que vaya entendiendo como va el tema, debemos hacer clic y dar el premio, siempre primero el clic y después el premio. Tras unas cuantas veces, podemos ir retrasando medio segundo el premio, de forma que hagamos clic, esperamos medio segundo y damos el premio. A esto se le llama «cargar el clicker» es decir, asegurarnos de que asocia el sonido al refuerzo.

La autora habla también del entrenamiento con «la diana», que consiste en que el gato toque con su hocico o la pata la bolita de un palo, cuando lo haga, hacemos clic y le recompensamos. Al principio se la ponemos cerca y luego nos vamos alejando cada vez más, para que tenga que moverse a por ella. Este tipo de diana se llama «target stick»  cuando incluye el clicker y «Lollipop target», cuando es solo el palito con la bola.

En el libro, la autora explica no sólo cómo entrenar a tu gato, sino a ti mismo, ya que ambos tenéis que adaptaros al entrenamiento, con paciencia y pautas para aplicar en cada caso.

La paciencia para ti va a ser un elemento muy importante, ya que este adiestramiento se basa en observar al gato, hacer clic cuando realiza algo que nos gusta o cuando da un pequeño paso en la dirección que nos interesa. Después lo premiamos, luego esperamos y observamos hasta que nos ofrezca de nuevo el mismo comportamiento. Es decir, el que no tiene que perder los nervios y el interés, eres tu más que tu gato.

La tolerancia al gato en este tipo de sesiones, suele ser corta, pero suficiente para que tenga consecuencias positivas en su progresión, así que el esfuerzo que realices en los entrenamientos, va a ser sí o sí bastante breve.

Cuáles son los conceptos más importantes a la hora de enseñar a tu gato con el clicker

    • Siempre que tengas una sesión de entrenamiento tiene que desarrollarse en un ambiente relajado y sin otras distracciones.
    • Si las sesiones de entrenamiento son cortas serán más productivas.
    • Asegúrate de que ha entendido que cada clic dará lugar a una recompensa.
    • Empieza por las cosas más sencillas para después aumentar la dificultad en base a la progresión de tu gato.
    • Usa el clicker en el momento justo, la sincronización es vital: si lo haces antes de tiempo o demasiado tarde, no asociará correctamente su comportamiento al sonido del clic.
    • Si quieres reforzar algo, da más recompensas, pero no más clic a una misma cosa.
    • Si notas que tu gato deja de prestar atención, o su concentración empieza a disminuir, haz un descanso o prosigue otro día.

 

 

Mi opinión sobre «Enseña a tu gato con el clicker»

En general es un libro que recomendaría a cualquier persona que tenga gato, incluso aunque no esté interesada especialmente en adiestrarlo, ya que ayuda a comprender mejor cómo funciona su mente y hasta que punto podemos comunicarnos y relacionarnos con él.

Lo que menos me ha gustado

La verdad es que no sé como será en inglés, que es el idioma original en el que está escrito el libro, pero en castellano hay algunas frases y palabras que me chirrían un poco, como si no encontrara quien lo ha traducido, las palabras exactas en nuestro idioma para que se entienda realmente.

El orden en el que está estructurado todo, me ha parecido poco coherente, si te fijas en el índice, podría haber agrupado los contenidos de una forma más específica para cada cosa.

He echado mucho en falta que explicara los tipos de clicker que existen y cuáles podrían ser mejores o peores dependiendo del gato.

También me hubiera gustado que desarrollara exactamente los principios del condicionamiento operante positivo y no sólo cómo aplicarlo con el clicker.

Lo que más me ha gustado

Teniendo en cuenta que el tema de la educación a los gatos, no es precisamente de mis cuestiones favoritas, me ha parecido todo bastante entretenido, enriquecedor, creíble y razonable.

Ciertamente requiere de esfuerzo por nuestra parte, esto no es como entrenar a un perro que todo lo hace por agradarnos, pero seguramente con paciencia casi cualquier gato puede ser educado con clicker al menos hasta cierto punto, ya no solo para que haga según qué cosas que nos puedan interesar, sino para crear una mejor comunicación con él y que no se aburra.

El aburrimiento es uno de los mayores problemas en los gatos de interior, que puede acarrear comportamientos inadecuados o trastornos de salud. Por tanto todo lo que sea «activar» a tu gato y crear tiempo de calidad para dedicarle, es siempre una buena idea y tiempo bien invertido.

¿Te animas a entrenar a tu gato con este sistema?

Si te ha parecido interesante el libro, si has intentado ya entrenar a tu gato o tienes cualquier pregunta o cuestión que quieras compartir con el resto de gateros…

¡Cuéntamelo en los comentarios!

Gatos híbridos: conoce las 3 razas más populares.

Gatos híbridos: conoce las 3 razas más populares.

Tiempo estimado de lectura del post: 20mins

Los gatos híbridos, son especies muy interesantes y admiradas por los amantes de los felinos. Hacen que te sientas conectado con la naturaleza, y ya que no es posible tener tigres ni leones en casa (y aunque fuera posible, no deberíamos tenerlos) mucha gente desearía convivir con pequeños felinos, que se parezcan a sus primos salvajes grandes y exóticos.

Algunos criadores comenzaron a criar razas felinas, cruzando especies salvajes con gatos domésticos, de forma que obtuvieran la apariencia de esos gatos salvajes pero con el carácter de un felino doméstico. Aunque es un tema que genera cierta polémica, siguen creciendo en popularidad, ya que no se puede negar su singular belleza y sus muchos fans en todo el mundo.

—  ¿Qué es una raza de gatos híbrida?

El gato, tal y como lo conocemos, pertenece a la especie Felis silvestris catus y se considera una especie doméstica. Cuando el felis catus es cruzada con gatos pertenecientes a categorías «no domésticas», es decir, animales salvajes, los descendientes son denominados «híbridos».

Dependiendo del porcentaje de sangre salvaje, que tiene cada descendiente, se codifican con una F.

La «F» se refiere a «filial» que significa «hijo».

El «1» designa el número de generaciones desde el comienzo de la línea familiar en la que se cría con un gato doméstico. Es decir, el número unido a la «F» indica a qué distancia del antepasado de un gato salvaje, está un gato de raza híbrida específico.

Un ejemplo sería:

  • Padre gato salvaje + Madre gata doméstica = F1 gatito raza híbrida (x) .
  • Padre gato doméstico (x) + F1 Madre de raza híbrida (x) = F2 gatito raza híbrida.
  • Padre gato doméstico (x) + F2 Madre de raza híbrida (x) = F3 gatito raza híbrida.
  • Padre gato doméstico (x) + F3 Madre de raza híbrida (x) = F4 gatito raza híbrida.
  • F4 Padre raza híbrida + F4 Madre de raza híbrida (x) = F5 gatito raza híbrida doméstico.
  • Cualquier gato F5 y en adelante, se considera «doméstico».

En cuanto al carácter de las razas híbridas, debido a su herencia e instintos salvajes, necesitan más ayuda y más entrenamiento para aprender a comportarse como animales domésticos. Es por eso muy importante si se desea adquirir un gato de raza híbrida, elegir a criadores que tengan unos conocimientos de sociabilización óptimos.

Te voy a hablar de las 3 razas híbridas más populares y reconocidas en este momento.

  • Bengal
  • Savanah
  • Chausie

En todas ellas se utiliza el sistema de codificación de la F, para las generaciones, pero cualquier gato que pueda adquirir para compañía un particular, siempre será F5 o superior.

—  RAZA BENGAL

Origen: EEUU
Gato salvaje: Prionailurus bengalensis

Su nombre «Bengal» se debe a la raza de la que deriva, el Felis Prionailurus Bengalensis.

El gato Bengal, es la raza felina híbrida, más popular y difundida. Ha sido reconocida en las principales asociaciones de gatos del mundo y su crianza está muy asentada. Se pueden encontrar criadores de gatos Bengal en casi cualquier parte del mundo. En Francia, el LOOF dispone de estadísticas de crianza y puedes consultar aquí, las relativas a los gatos Bengal en 2017.

Puedes ver aquí un seminario en pdf sobre el gato Bengal en TICA.

–  Origen de la raza Bengal

En 1950, investigadores veterinarios americanos descubrieron que el gato leopardo asiático Felis Prionaliurus Bengalensis estaba genéticamente protegido contra los virus de la leucemia felina (FeLV) y de la peritonitis infecciosa felina (FIP), enfermedades que afectan a muchos de los gatos domésticos.

Comenzaron a criar gatos salvajes Felis Prionaliurus Bengalensis con gatos comunes felis catus para investigar si sus descendientes híbridos podrían heredar la protección frente a esas dos enfermedades.

Gracias a ello, descubrieron que muchos machos híbridos descendientes de esos cruces, son estériles, debido a la diferencia de cromosomas entre los dos tipos de gatos, pero las hembras si podían reproducirse con normalidad.

Finalmente el fin para el que estaba destinado la investigación, cesó, ya que los gatitos híbridos no presentaban esa protección especial que sí poseía su original salvaje.

–  Crianza del gato Bengal

El gato Bengal, como lo conocemos ahora, fue criado oficialmente en 1980 por los genetiscas Jean Sugden y el Dr. William Centerwall. En la fundación de la raza, aparte de gatos domésticos Felis catus y salvajes Felis Prionaliurus Bengalensis, se utilizaron otras razas felinas, como el Abisinio, Mau Egipcio, Ocicat, Tonkines, Siamés y Brithis de pelo corto.

El gato Bengal, se ha utilizado para la creación de otras razas felinas, como por ejemplo el Cheetoh y el Toyger.

–  Carácter del gato Bengal.

Los gatos Bengal, son hiperactivos y curiosos, muy sociables, juguetones, inteligentes y atléticos. En constante movimiento, les encanta escalar a lugares altos y disfrutar de recintos al aire libre, donde poder disfrutar de la afición felina favorita de la observación de aves y la naturaleza.

Debido a la mezcla de inteligencia e hiperactividad, son fácilmente educables para pasear con arnés el agility felino o ejercitarse en ruedas para gatos. Puedes encontrar muchos vídeos en Internet de gatos Bengal, realizando todo tipo de actividades.

Otra característica interesante, es que es un gran nadador y le encanta jugar con el agua. Esta cualidad, insólita en la mayoría de los gatos domésticos, es una herencia genética legada por su antepasado salvaje, que se caracteriza por sus grandes cualidades de pescador y nadador.

Pero que todo esto no te engañe, no se trata de un gato asilvestrado, son muy cariñosos y se apegan fuertemente a las personas con las que viven, los acompañan por toda la casa y los esperan en la puerta cuando regresan de trabajar. Su relación con otros animales también es buena, pueden compartir perfectamente el espacio con otras mascotas, como perros y otros gatos.

–  Colores y patrones del gato Bengal

En esta infografía de colores y patrones del gato Bengal, elaborada por  www.bengalcats.co puedes apreciar de un vistazo, todas las cualidades referentes al pelaje de esta raza.

Imagen propiedad de https://www.bengalcats.co

 

–  Colores

  • Brown (negro tabby)

El Brown Bengal es, con mucho, el más popular y comúnmente criado de los colores reconocidos. Este color tiene una amplia gama de tonos de fondo como dorado, crema, marrón, miel, beige o caramelo. Sus colores de ojos son verdes o dorados. El color Brown/negro fue el primero en ser reconocido por la TICA en 1983.

  • Blue

El color blue, es el diluido del negro. Algunos gatos Bengal, portan color diluido, y de ahí que puedan aparecer gatos blue en alguna ocasión. Al tratarse de un color recesivo, ambos padres tienen que ser portadores del gen diluido para que en la descendencia aparezca un Bengal de este color.

  • Black Solid (melanistic)

Los gatos Bengal negros sólidos, son poco comunes ya que su color no es deseado por los criadores de gatos Bengal y además no está reconocido.
El color es debido a que la mutación recesiva «no agutí» está presente en algunos gatos Bengal. Suele presentar marcas «tabby fantasma» pero se trata de un Bengal negro  «sólido».

Algunos gatos Bengal negros sólidos, se están utilizando como material de base para una nueva raza híbrida, la «Pantherette».
Esta nueva raza, se está creando cruzando gatos Bengal Black, con Maine Coons y Pixie- Bob negros de cola completa. Grande, musculoso y de pelo corto se asemeja a un leopardo negro sólido. El Pantherette es una raza separada de la variedad negra de Bengala y todavía está en desarrollo.

Más información sobre la raza «Pantherette» aquí.

–  Patrones

  • Spotted

Su pelaje está cubierto de puntos alineados al azar, diagonalmente u horizontalmente en el torso, el abdomen y las piernas. Generalmente se prefieren grandes manchas oscuras sobre un color de fondo claro.
El gato Bengal, puede presentar diferentes tipos de manchas spotted, llamadas «rosetas».

  • Marbled

El gato Bengal marble apareció gracias a Jean Mill en 1987, tras el cruce con un gato doméstico, en cuya camada apareció el característico dibujo de pelaje «marbled». Actualmente está aceptado en todas las asociaciones felinas, de igual forma que el spotted.

–  Otros patrones

  • Silver

Silver: (gen inhibidor I)

Los Bengal plateados/silver tienen un fondo plata muy claro con manchas de color negro oscuro. Su color de ojos es verde/green o dorado/gold.

  • Snow

Point: Son los gatos Bengal, llamados «snow» y se refiere a un grupo de colores con tres variaciones genéticas distintivas:

  • Seal Lynx Point
  • Seal Lynx Mink.
  • Seal Lynx Sepia.

Lynx, es la denominación utilizada en algunas asociaciones felinas para denominar el gato point + tabby. Es decir, para diferenciar un gato tabby «normal» de un tabby «point».

Seal, es la denominación para «negro» colorpoint.

Patrón Point: pertenece a la línea albina y se caracteriza porque los puntos de las extremidades son más oscuros que el resto del cuerpo.

Dependiendo del tipo de point, tienen unas características y contrastes diferentes.

  • Colorpoint (genes cs cs) el color de ojos es azul/blue.

El Seal Lynx Point es el más claro del grupo de la variedad snow. Su patrón se desarrolla  a medida que maduran. Presenta un patrón de color gris o marrón cálido sobre un  fondo blanco o crema.

Como todos los gatos point, nacen blancos y van definiéndose el color, poco a poco con el crecimiento. Son el único color de Bengala con el color de ojos azul hielo.

  • Mink  (genes cb cs) el color de ojos es aguamarina (azul verdoso o verde azulado).

El Seal Mink generalmente nacerá con un patrón detectable que se oscurecerá a medida que crezcan. El color de fondo suele ser marfil, crema o pulido, con un tono casi caramelo a chocolate.

  • Sepia (genes cb, cb) el color de ojos puede ser verde/green o dorado/gold.

Los seal sepias, son los más oscuros del grupo de Snows. Nacen con el patrón definido, de color marrón a oscuro con manchas de color marrón.

– Charcoal

Los «Charcoal» (carboncillos) tienen manchas muy oscuras, con máscaras faciales negras y una raya similar a una capa que se extiende a lo largo de su espalda.

Este patrón es un gen agutí heredado del gato leopardo asiático ha dado lugar a otro patrón modificado de atigrado en Bengal y Savannah (que tiene algunos ancestros de Bengala).

Afecta a las marcas para producir una nariz oscura, una máscara oscura de «Zorro» en la cara.

– Melanista (Negro)

Los Bengals «melanistas» tienen un fondo negro con un ligero patrón de manchas de color marrón oscuro-negro que a veces solo puede verse bajo luz solar natural.

Es debido a que presentan un «tabby fantasma».

Puedes leer más sobre este tipo de variedad en el enlace a un artículo sobre el alelo Agouti más abajo.

¿Quién está detrás de esa máscara y capa?

El alelo Agouti ( ASIP ) del gato leopardo asiático probablemente afecta el fenotipo del color del pelaje en la raza de gato Bengal.

– Glitter

No todos los gatos Bengal tienen «glitter», no es un color, ni es un patrón, es un efecto luminoso que sucede por el tipo de estructura del pelo.

Aún no se ha determinado el gen que lo genera y afecta al pelaje, pero desde luego es una cualidad muy preciada por los criadores de gatos Bengal.

Se pueden encontrar dos tipos de Glitter.

– Mica (Gold-Tipped)

Este brillo afecta solo las puntas de los pelos y produce su efecto «reflectante» en las puntas.
Si observas esto bajo un microscopio, verás que lo que juras dentro de la punta de cada cabello de Bengala es lo que podrías jurar que son pequeñas manchas de un cristal de silicato reflectante llamado mica.

– Satin (Hollow-Air)

Se parece a la mica, pero en este caso afecta a todo el tallo del cabello, refracta la luz y le da al abrigo un efecto perlado que también se conoce como «ostra».

Los tallos de pelo de satén contienen muchas pequeñas bolsas de aire a lo largo de su longitud que no solo refractan la luz sino que también le dan a la capa una sedosidad suave y suave, a diferencia de cualquier otra piel de gato que hayas tocado.

Estas bolsas de aire pueden alargarse, lo que hace que el pelaje sea aún más suave y sedoso.

–  ¿Gatos Bengal de pelo largo? Cashmere Bengal

Algunos ejemplares de gatos Bengal F4 y posteriores, tienen los genes recesivos de pelo largo y cuando se cruzan entre sí, pueden producir Bengals de pelo largo.

Gracias a los test de ADN para la longitud del pelaje, se pueden identificar los ejemplares con la mutación de pelo largo, si no se desean incluir en el plan de cría.

El 21 de agosto de 2013, a los Bengals de pelo largo se les otorgó el estatus de raza «preliminar» bajo el nombre de «Cashmere» en el registro de New Zealand Cat Fancy.

–  Reconocimiento en asociaciones felinas

Si quieres consultar el reconocimiento y los diferentes estándar de cada asociación felina, respecto al gato Bengal, te recomiendo que visites http://www.worldcatcongress.org/ en cuyo apartado dedicado al gato Bengal, han elaborado una estupenda tabla con las Asociaciones Felinas más importantes.

Comparativa del gato Bengal, en diferentes asociaciones felinas.

Variedades y estándar del gato Bengal, en TICA.

Sólo tabby spotted o marbled.
  • Brown Tabby.
  • Seal Sepia Tabby.
  • Seal Mink Tabby.
  • Seal Lynx Point, Black.
  • Silver Tabby.
  • Seal Silver Sepia Tabby.
  • Seal Silver Mink Tabby.
  • Seal Silver Lynx Point.

PDF Estándar del gato Bengal en TICA.

Variedades y estándar del gato Bengal, en FIFe.

Brown (black) tabby, en marbled y spotted.
  • Brown (black) marbled (BEN n 22)
  • Brown (black) spotted (BEN n 24)
Snow Brown Tabby, en marbled y spotted.
  • Seal (black) marbled snow point (BEN n 22 33)
  • Seal (black) spotted snow point (BEN n 24 33)
  • Seal (black) marbled mink (BEN n 22 32)
  • Seal (black) spotted mink (BEN n 24 32)
  • Seal (black) marbled sepia (BEN n 22 31)
  • Seal (black) spotted sepia (BEN n 24 31)

 

Variedades del gato Bengal, en WCF.

Sólo tabby spotted o marbled.
  • Brown spotted tabby.
  • Brown marbled tabby.
  • Seal spotted lynx-point.
  • Seal sepia spotted tabby.
  • Seal mink spotted tabby.
  • Seal marbled lynx-point.
  • Seal sepia marbled tabby.
Seal mink marbled tabby.

Estándar del gato Bengal en WCF.

Variedades y estándar del gato Bengal, en LOOF.

Brown (black) tabby, en marbled y spotted.
  • Brown (black) marbled (BEN n 22)
  • Brown (black) spotted (BEN n 24)
  • Blue tabby, en marbled y spotted.
  • Blue marbled (BEN a 22)
  • Blue spotted (BEN a 24)
Snow Brown Tabby, en marbled y spotted.
  • Seal (black) marbled snow point (BEN n 22 33)
  • Seal (black) spotted snow point (BEN n 24 33)
  • Seal (black) marbled mink (BEN n 22 32)
  • Seal (black) spotted mink (BEN n 24 32)
  • Seal (black) marbled sepia (BEN n 22 31)
  • Seal (black) spotted sepia (BEN n 24 31)
  • Blue marbled snow point (BEN a 22 33)
  • Blue spotted snow point (BEN a 24 33)
  • Blue marbled mink (BEN a 22 32)
  • Blue spotted mink (BEN a 24 32)
  • Blue marbled sepia (BEN a 22 31)
  • Blue spotted sepia (BEN a 24 31)

 

—  RAZA SAVANNAH

Origen: EEUU

Gato salvaje: Leptailurus serval

Su nombre «Savannah», deriva de la residencia habitual del Leptailurus serval la sabana Africana.

La impresión general de la Savannah es que se trata de una raza doméstica que se asemeja mucho a su fuente ancestral el Serval africano (Leptailurus serval), pero más pequeño en estatura.

Su cuerpo es delgado, alto y grácil y se distingue por sus llamativas manchas oscuras .

Sus orejas son altas y su cuello largo.

–  Origen de la raza Savannah

Los gatos Savannah se crearon cruzando gatos comunes con el Serval africano (Leptailurus serval).

Esta raza es una de las más grandes de todas las razas de gatos domésticos, o al menos, el gato híbrido más grande disponible en la actualidad.

La primera cría exitosa de un Savannah Cat fue realizada por Judee Frank con un Serval macho y un gato siamés doméstico en abril de 1986.

En 1996, Patrick Kelley y Joyce Sroufe escribieron la versión original del estándar de la raza Savannah y lo presentaron a la junta directiva de la Asociación Internacional de Gatos (TICA).

Joyce Sroufe se convirtió en una exitosa criadora de Savannah y a menudo se le atribuye ser la fundadora de esta raza. Con su amplio conocimiento y habilidades en la cría de gatos, produjo más Savannahs que cualquier otro criador en ese momento y fue la primera en criar hasta las generaciones posteriores y producir machos fértiles. Proporcionó hembras reproductoras y machos fértiles a otros programas de cría de Savannah y muchos de los gatos Savannah de hoy en día se originan de las líneas desarrolladas por ella.

–  Carácter del gato Savannah.

La personalidad del gato Savannah, se dice que es muy parecida a la de un perro.

Son sociables, leales y cariñosos y se adaptan perfectamente a cualquier tipo de familia, siempre que se desee un gato muy activo.

Se aburren fácilmente y requieren mucha estimulación mental, por lo que les gusta ser desafiados, y pueden aceptar juguetes complejos para gatos y entrenamientos difíciles.

Al igual que el gato Bengal, son entrenados fácilmente para pasear con correa y además en este caso, son grandes saltadores.

–  Crianza del gato Savannah

Un gatito de Savannah es un híbrido de un gato doméstico y el serval. Esta nueva raza creció en popularidad entre los criadores a finales de la década de 1990, y en 2001 fue aceptada como una nueva raza registrada por la International Cat Association. No fue hasta mayo de 2012, que TICA la convirtió en una raza de campeonato.

Savannah adquirió la clase de Campeonato en TICA (The International Cat Association) a partir de la primavera de 2012, y con CCA (Canadian Cat Association) a partir de otoño de 2012, por lo que solo los gatos de nivel SBT pueden participar en los shows. SBT comienza en la generación F4 y generalmente termina en F8.

–  Colores y patrones del gato Savannah

Presenta un solo color, el negro, que puede ser tabby spotted o sólido.

Black

  • Black (sólido)
  • Black negro tabby spotted
  • Black silver tabby spotted
  • Black smoke

También está admitido el gen silver.

–  Reconocimiento en asociaciones felinas

En la actualidad, sólo está reconocido en TICA y en LOOF.

Standar TICA
PDF Estándar LOOF

—  RAZA CHAUSIE

Origen: EEUU
Gato salvaje: Felis Chaus

Su nombre «Chausie» se debe a la raza de la que deriva, el Felis chaus.

El deslumbrante Chausie es alto y desgarbado, con un tamaño imponente y sin una onza de grasa en su cuerpo musculoso.

Su apariencia es un gato grande con una imagen parecida al abisinio.

La cabeza es triangular y angular, las orejas tienen «puntas de lince» (penachos).

Su cuerpo es largo y sustancial, las patas traseras particularmente poderosas.

La cola es más corta que la de otros gatos. La piel, tanto sedosa como elástica.

Puedes ver aquí un seminario sobre la raza Chausie en TICA.

– Origen de la raza Chausie

El Chausie es un híbrido de gatos domésticos, especialmente abisinios, y el Felis chaus, un gato salvaje (que pesa entre 10 y 20 kilos) cuyo rango se extiende desde Egipto hasta el sudeste de Asia. El Felis chaus es también conocido como «gato de la jungla».

Las primeras hibridaciones tuvieron lugar en los años 1970-1980 en los Estados Unidos, utilizando Abisinios, Orientales, Bengal y gatos domésticos sin pedigrí pero que tenía un aspecto «salvaje» para ellos.

– Carácter del gato Chausie.

Los Chausies están casi constantemente en movimiento mientras interactúan con sus humanos.

Cariñosos y de buen carácter, desarrollan un vínculo profundo con sus dueños. Este comportamiento juguetón dura a menudo hasta la edad adulta.

Como todos los gatos híbridos, su naturaleza salvaje requiere de mucha estimulación y juegos, para no volverse destructivos por aburrimiento.

Ocasionalmente, el gato Felis chaus se cruzó con gatos domésticos de forma natural, y ha habido numerosos informes de híbridos de toda América del Norte al sudeste asiático, incluida la India, que se remonta a siglos atrás. Sin embargo, la primera reproducción registrada de un Felis chaus y un gato doméstico se registró en 1990, después de que los criadores empezaron a trabajar juntos, para conseguir una raza híbrida

– Colores y patrones del gato Chausie Black (sólido)

  • Black Ticked Tabby
  • Black Grizzled Ticked Tabby
  • El Grizzled

El «grizzled» se debe a un gen, aún no identificado, pero que se cree que está relacionado con el gen agouti, en la raza Chausie , que produce un pelaje «silver tipped black» similar al pelaje del abisinio. Se supone que el fenómeno «grizzled» se heredó del gato salvaje (Felis chaus) y su hibridación con el gato doméstico (Felix Catus).

– Reconocimiento en asociaciones felinas

La raza Chausie, fue reconocida por TICA (The International Cat Association) para  registro en 1995.

Dado el estado de registro de la fundación en 1995, los criadores de Chausie se abrieron paso a través de la Nueva Clase de Raza desde mayo de 2001 hasta abril de 2013. Debido a los muchos esfuerzos de los criadores de Chausie, a partir del 1 de mayo de 2013, Chausie es la raza de Campeonato más nueva en TICA.

Actualmente también en LOOF y WCF (preliminar).

Cruces permitidos en LOOF Chausie

  • Chausie x Chausie
  • Chausie x Abisinio
  • Chausie x Gato doméstico sin raza.
  • Chausie x Felis chaus (bajo condición para cumplir con los requisitos legales mediante cuestiones de detención y reproducción de gatos salvajes)

Comparativa del gato Chausie, en diferentes asociaciones felinas.

—  ¿Qué te han parecido estas 3 razas híbridas?

Si estás pensando en adquirir un gato de alguna de estas razas, como ya he indicado en el artículo, para compañía lo normal es que adquieras un F5 en adelante, por lo que no tendrás que preocuparte de comportamientos «salvajes» ni permisos especiales.

Ten en cuenta que cualquier gato de menos de F5, se considera un «animal salvaje» y como tal, requiere unos permisos para su tenencia, que varían de un país a otro.

▹ Si te ha gustado, quieres aportar tu experiencia o simplemente comentar lo que se te ocurra, ya sabes, cuéntame, te espero en los comentarios.

Herpesvirus felino (FHV-1), la enfermedad respiratoria de vías altas, más común en gatos.

Herpesvirus felino (FHV-1), la enfermedad respiratoria de vías altas, más común en gatos.

Tiempo estimado de lectura del post: 13mins

—  El Herpesvirus Felino (FHV-1) es uno de los virus más comunes a nivel mundial en la población felina.

 

Es un virus que suele generar confusión en los gateros, ya que se suele hablar de él, en conjunto con otros virus respiratorios, especialmente con el Calicivirus Felino (FCV), y dentro de lo que se conoce como «Complejo respiratorio felino (CRF)» . También con infecciones bacterianas, como Bordetella, Chlamidya, o Micoplasma, Pero el Herpesvirus Felino (FHV-1) es un virus con características propias, que puede ir o no, acompañado de la infección por otros virus o bacterias.

Antiguamente llamado «Rinotraqueitis» forma parte del «Complejo Respiratorio Viral Felino (CRF)», también conocido como Coriza.

Rinotraqueitis significa «inflamación de nariz y tráquea».

Te voy a contar todo lo que necesitas saber sobre él, para que puedas detectar los síntomas, acudir al veterinario, manejar y prevenir la enfermedad, en caso de que tu gato se contagie.

 

—  ¿Qué es el Herpesvirus Felino?

Es un virus que causa principalmente síntomas respiratorios y oculares.

El gato doméstico (felis catus) es el principal hospedador del (HVF-1), pero también se ha encontrado en otros felinos, como pumas, guepardos y leones.

 

—  Etiología

Virus: Herpesvirus Felino (HVF-1) Feline Herpesvirus (FHV-1).
Familia: herpesviridae.
Subfamilia: alfaherpesvirinae.
Genero: varicelovirus.

 

—  ¿Cuál es su prevalencia?

Tiene una prevalencia mundial y se considera endémica en la población felina.

Se estima que por lo menos el 80% de todos los gatos en el mundo están infectados con
el Herpes Virus Felino (HVF-1).

Al igual que otras virosis respiratorias felinas, es una enfermedad densodependiente, es decir que cuanta mayor es la densidad de población felina, más posibilidad de propagación y contagio.

 

—  ¿Qué síntomas presenta un gato infectado por Herpesvirus Felino?

La enfermedad se manifiesta en el área de los ojos, la nariz, la garganta y los senos nasales

 

–  Signos clínicos.

Pueden ser muy variables, dependiendo de la edad y del gato en concreto, las patologías oculares y nasales, pueden ser unilaterales o bilaterales.

 

–  Oculares:

  • Conjuntivitis y quemosis (edema deconjuntiva)
  • Queratitis (inflamación de la córnea)
  • Simbléfaron (adhesión del párpado al globo ocular).
  • Secreción ocular.
  • Lagrimeo crónico (lágrimas rojizas).
  • Conjuntivitis.
  • Queratitis herpética.
  • Legañas purulentas.
  • Oftalmia neonatal en gatitos jóvenes (cachorros que no abren los ojos y están llenos de legañas).
  • Queratitis crónicas o agudas (úlceras cornales, queratitis eosinofílicas)
  • Secuestros corneales.
  • Sinequias (uniones del iris a otras estructuras oculares).

 

–  Respiratorios:

  • Secreción nasal (clara o purulenta).
  • Estornudos.
  • Rinitis.
  • Sinusitis.

En algunas ocasiones también puede producir neumonía, como consecuencia de la propagación viral continua, desde las vías respiratorias superiores a través de la tráquea hacia los pulmones.

–  Generales:

  • Malestar.
  • Fiebre.
  • Falta de apetito.
  • Depresión.
  • Letargo.
  • Anorexia.
  • Ganglios linfáticos agrandados.
  • Aborto.
  • Muerte en gatitos muy jóvenes.

—  ¿Cuál es su período de incubación?

El período de incubación es entre 2 y 6 días y el curso de la enfermedad es de 2 a 4 semanas, dependiendo de si afectan otras enfermedades bacterianas secundarias.

—  ¿Qué gatos tienen más riesgo de contagio?

Cualquier gato puede infectarse por Herpesvirus, pero tiende a tener un pronostico más grave en determinadas circunstancias:

  • Muy jóvenes.
  • Gatos no vacunados.
  • Inmunodeprimidos por alguna otra enfermedad o circunstancia.
  • Los gatos que viven en grandes colectividades felinas.
  • Los gatos con acceso al exterior, por estar en contacto con múltiples gatos de patologías desconocidas.
  • Los gatitos nacidos de una gata con infección latente de Herpesvirus, pueden infectarse después del nacimiento. Los síntomas generalmente se desarrollan varias semanas después del parto, y la infección puede ser muy grave en esos casos.

—  ¿Cuánto tiempo es infeccioso un gato después de contraer el virus?

–  Infección primaria.

En la mayoría de los casos, una vez que aparecen los síntomas, la infección activa durará entre 2 y 20 días y puede infectar a otros gatos durante este período de incubación.

 

–  Infección por gatos portadores (latente).

Al igual que el herpes labial en personas, la infección por herpesvirus en gatos se considera una infección permanente, de por vida.

En realidad no todos los gatos quedan como portadores asintomáticos, pero sí del 80 a 90%, por lo que se estima que son prácticamente todos los que la han padecido.

Una vez transcurrida la enfermedad inicial el virus se esconde en las células nerviosas del gato, ya que el el HVF-1 se refugia en tejido neuronal, ganglios del trigémino, nervios ópticos y bulbo olfatorio y también en tejido extraneuronal como córneas, tejidos nasales y faringeos, donde resiste la actividad inmunológica del huésped.
Permanece de forma latente (inactivo) hasta que eventualmente, a menudo en situaciones de estrés, se reactiva produciendo la enfermedad e infectando a otros gatos que vivan en su entorno, ya que volverá a ser infeccioso.

Cuando en los gatos portadores el virus se reactiva, comienzan la eliminación del virus a partir de una semana tras sufrir la situación de estrés, y la mantienen durante 14 días.

Esta reactivación puede derivar en tres formas:

  1. Asintomática: puede haber o no eliminación viral sin signos clínicos. Hay gatos donde se reactiva y se disemina sin producir signos clínicos.
  2. Leve: algunos gatos presentan de forma leve, conjuntivitis, queratitis y rinosinusitis con síntomas de estornudos esporádicos y secreción nasal y oftálmica serosa
    (acuosa, transparente) esto puede ser producto del efecto viral o de la respuesta inmunopatológica.
  3. Grave: pueden tener estornudos frecuentes con secreción nasal y oftálmica mucopurulenta y queratitis con úlceras.

 

—  ¿Cómo se contagia?

Un gato se infecta con este virus por contacto directo con partículas del virus.

 

–  Contacto con objetos contaminados.

Cualquier objeto contaminado por partículas virales activas, puede transferir el patógeno a otros gatos.

Los más comunes:

  • Rascadores.
  • Peines.
  • Bandejas de arena.
  • Juguetes.
  • Mantas o cunas.
  • Recipientes de comida.

Nuestras manos y ropa, también puede ser un vector de contagio.

–  Contacto directo con gatos infectados.

El virus se excreta en la saliva y en las descargas de los ojos y la nariz de un gato infectado. Por lo tanto, una infección ocurre cuando un gato susceptible entra en contacto directo con un gato infectado que disemina el virus.

—  ¿Cuánto resiste el virus en el ambiente?

Es un virus extremadamente frágil fuera del hospedador y es susceptible a la mayoría de los desinfectantes, antisépticos y detergentes comerciales.

El el ambiente se neutraliza, dependiendo de la temperatura ambiente, en unas 24 horas.

—  ¿Cómo se puede matar el virus?

El virus es inactivado fácilmente en el ambiente por desinfectantes comunes, siempre que hagan contacto con todas las superficies contaminadas.

  • Para la desinfección de superficies, una solución de lejía (1 parte de lejía para 32 partes de agua) resulta eficaz y para objetos contaminados, sumergirlos en una solución de lejía durante un mínimo de 5 minutos.
  • Las mantas, cunas o cualquier tipo de tela, también se pueden desinfectar lavando regularmente con agua caliente y detergente.
    Después de tocar a un gato infectado, las manos se pueden desinfectar lavándolas con agua y jabón, y luego aplicar un desinfectante para manos a base de alcohol.

—  ¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

–  Historial y hallazgos clínicos.

Un diagnóstico de Herpesvirus Felino (FHV-1) se basa principalmente en la historia médica del gato y los síntomas combinados con los hallazgos en un examen físico, especialmente si el gato tiene evidencia de una infección corneal.

–  Queratitis herpética felina.

El herpesvirus es el único virus conocido que causa queratitis en el gato, de ahí que la existencia de lesiones dendríticas son consideradas patognomónicas (que si están presentes, aseguran que el sujeto padece un determinado trastorno) de la infección por FHV1.

La tinción corneal con colorante de fluoresceína, se realiza a menudo para detectar cualquier úlcera que pueda haberse desarrollado, y una prueba de lágrimas de Schirmer para evaluar la producción de lágrimas puede ser compatible con un diagnóstico de Herpesvirus Felino (FHV-1).

–  PCR (reacción en cadena de la polimerasa).

La identificación del ADN del Herpesvirus Felino (FHV-1) mediante la amplificación de la reacción en cadena de la polimerasa (prueba de PCR) es la prueba más sensible
disponible para diagnosticar la infección por (FHV-1).

Un resultado negativo al test, no implica que el gato no este infectado por herpesvirus, pero un resultado positivo, sí asegura que está infectado.

 

 

—  ¿Cuál es el pronóstico para un gato diagnosticado con Herpesvirus Felino?

El pronostico suele ser bueno, la mayoría de los gatos responden bien al tratamiento y llevan una vida normal. Es una enfermedad con alta morbilidad y baja mortalidad.

  • La morbilidad (número de gatos que enferman en una población y período determinado) puede alcanzar el 100%, especialmente en grandes colectividades felinas.
  • La mortalidad (un número proporcional de muertes en una población y tiempo determinado) es mayor en los recién nacidos, gatos jóvenes y animales inmunodeprimidos.

—  ¿Qué tratamientos se utilizan para la infección por Herpesvirus Felino?

No hay cura para las infecciones por herpesvirus, el objetivo terapéutico es reducir la frecuencia y severidad de la infección y las recurrencias.

Es una enfermedad que puede llegar a ser muy grabe y mortal, si no se trata  adecuadamente, por tanto, no dudes en acudir cuanto antes al veterinario.

–  Tratamiento veterinario.

Dependiendo del grado de afectación del gato, el veterinario puede tratarlo con:

  • Antibióticos.
  • Antiinflamatorios.
  • Mucolíticos.
  • Descongestivos.
  • Hidratación parenteral.
  • Colirios.
  • Interferón alfa.

–  Tratamiento de apoyo.

Según las pautas que marque tu veterinario, y bajo su supervisión, puedes ayudar al tratamiento con suplementos alimenticios, enfocados a mejorar su respuesta inmune, o los síntomas respiratorios, como por ejemplo.

  • Anima Strath.
  • Vetinmune .
  • Flumax.
  • Ácidos Omega 3.
  • Probióticos, como Fortiflora. (ver estudio sobre Fortiflora en gatos con Herpesvirus) Echinacea.

➔ La L-lysina, se ha recomendado durante años para la prevención y mejora de síntomas para el Herpesvirus Felino (FHV-1), pero tras diversos estudios, se ha catalogado como ineficaz. Puedes ver uno de esos estudios aquí.

–  Cuidar de tu gato.

Retirar secreciones de nariz y ojos, con gasas estériles húmedas impregnadas con suero fisiológico, de forma que las secreciones se acumulen lo menos posible.

Asegurarte de que coma, ya que los gatos, cuando no «huelen» dejan de comer y debido a la descarga nasal, es normal que caigan en anorexia e inapetencia.

➔ Utilizar nebulizaciones de vapor de agua, para mejorar los síntomas respiratorios.

Aumentar la limpieza de las zonas donde esté normalmente tu gato, de forma que el virus no se disemine en el ambiente, tengas otros gatos o no.

➔ En caso de tener otros gatos, es muy importante aislar al afectado, aunque es posible que cuando te dieras cuenta de los síntomas, los otros ya hayan tenido contacto con el virus, debes separar al gato afectado, igualmente en una zona tranquila, donde puedas vigilarlo estrechamente y brindarle los cuidados necesarios.

Ten mucho cuidado de no diseminar el virus, a la zona donde están los otros gatos, por medio de tu ropa, manos, escobas, o cualquier cosa que haya estado en contacto con el entorno de tu gato infectado.

—  ¿Qué secuelas puede acarrear la herpesvirosis felina?

➔ Las secuelas más habituales son principalmente oculares.

  • Persistencia del virus en las córneas del ojo. Debido a cualquier situación estresante que suponga una bajada de defensas en el gato, el virus que permanece latente en los nervios de la cara, puede reaparecer formando úlceras corneales.
  • Rinitis crónica y sinusitis. Los brotes del virus conducen a tejido necrótico dentro de los huesos de cornetes y etmoides de la nariz. Estas áreas de inflamación crónica albergan infecciones bacterianas que son muy difíciles de eliminar.
  • Ojo seco (por daño de la glándula lagrimal),
  • Queratoconjuntivitis eosinofílica (por ataque inmunomediado a la córnea)
  • Secuestro corneal (que requiere normalmente tratamiento quirúrgico).
  • Oclusión del conducto nasolagrimal, lo que genera en el gato, un lagrimeo relativamente constante.

 

—  ¿Cómo se puede prevenir?

–  Cuidados.

  • Procura que tu gato tenga un sistema inmune fuerte.
  • Que no esté en contacto con otros gatos que no sean los tuyos y que estos no presenten ningún síntoma de infección respiratoria.
  • La prevención del contacto directo entre su gato y otros gatos minimizará en gran medida la posibilidad de que su gato contraiga una infección.
  • Sigue unas buenas prácticas de higiene, como lavarte bien las manos antes y después de acariciar a otro gato, reducirá aún más la probabilidad de enfermedad por contagio de otros gatos.

–  Vacunación.

  • La vacuna contra el Herpesvirus Felino (FHV-1), no evitará completamente que se produzca el contagio, si su gato está expuesto al virus, pero reducirá
    significativamente la gravedad de la infección y acortará la duración de la enfermedad.
  • Un gato que es portador de Herpesvirus Felino (FHV-1), puede beneficiarse de refuerzos periódicos con la vacuna, ya que puede estimular la inmunidad local contra la reactivación del virus, lo que disminuye la probabilidad de infección recurrente.

—  Resumen.

  • El Herpes Virus Felino (FHV-1), produce una enfermedad respiratoria parecida a la gripe humana, de ahí que forme parte del «Complejo Respiratorio Felino (CRF)».
  • Es una enfermedad felina, mundial y endémica y se calcula que más del 80% de todos los gatos está infectada.
  • La mayoría de los gatos que han sido infectados, quedan como portadores toda su vida. Un porcentaje de ellos tras situaciones de estrés, sufrirán una «activación» del virus, que puede ser desde asintomática a leve y otro porcentaje, no sufrirá ninguna reactivación.
  • En control de diseminación de la enfermedad es muy complejo, por los gatos portadores asintomáticos, que sirven de reservorio al virus.
  • Por su alta infectividad, es muy común cuando conviven varios gatos juntos, pero igualmente puede padecerla un gato que viva solo, sin otros de su especie.
  • Con una buena higiene básica, el virus se inactiva del entorno con facilidad, por lo que en caso de «traerlo a casa en los zapatos» o «tras haber estado en contacto con otros gatos» con un poco de cuidado, tu gato no tiene por qué contagiarse.
  • La vacunación no previene de la infección, pero sí mejora los síntomas y acorta la duración de la enfermedad. A un gato positivo a Herpesvirus, es decir, que ha quedado tras la infección como portador, puede ser vacunado contra la Herpesvirus para estimular su inmunidad, para evitar reactivaciones.

 

—  Referencias y más información.

Si quieres saber más sobre patologías oculares, te recomiendo el Atlas de oftalmología felina publicado en Servet

Si te ha gustado, házmelo saber, dándole a «me gusta».

Si quieres compartir algo sobre este virus, tienes los comentarios abajo a tu
disposición.

➔ Si crees que tu gato puede haber sido infectado por Herpes Virus Felino (FHV-1) o padece cualquier manifestación de patología respiratoria, ya estás corriendo al
veterinario, no me preguntes qué puede ser o no.

Sólo el veterinario puede emitir un diagnóstico y tratar a tu gato.

error: Content is protected !!

Pin It on Pinterest

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido