En este post, te traigo 5 consejos de alimentación para gatos geriátricos. La alimentación para gatos geriátricos es algo relativamente nuevo para la industria alimentaria. La esperanza de vida de los gatos actualmente es más alta de lo que lo ha sido nunca, debido a diversos factores, que han conseguido sea muy común tener gatos de 15 años y más.

Alimentar a tu gato geriátrico correctamente, consiste en adaptar su alimentación a esta etapa de su vida.

Por desgracia no es tan sencillo como proporcionarle un pienso para gatos senior y ya. El pienso debe ser el adecuado para el de forma totalmente personalizada. Eso significa que tiene que ser el adecuado a muchos parámetros personales.

Actualmente todos mis gatos tienen más de 11 años, así que te puedo contar de primera mano, como el paso de la edad afecta de diferente manera a cada uno de ellos. Tengo gatos con 16 años que son más activos que algunos de 11, algunos que están ahora más gorditos que en su etapa juvenil y otros más delgados, pero excepciones aparte, es cierto que por regla general, los gatos con la edad tienden a ser menos activos, a comer menos y a dormir más.

 

—  ¿Qué es un gato geriátrico?

En internet puedes encontrar muchas tablas diferentes que correlacionan la edad humana a la gatuna, para entender la equivalencia en nuestra edad y así conocer mejor cuál es la suya, ya que el paso del tiempo no es tan evidente en nuestros queridos compañeros.

En algunas de estas tablas se considera geriátricos a los gatos a partir de los 11 años y en otros a los que tienen más de 15 años. Esto depende de si se subdivide entre «senior» (de 11 a 15) y «geriátrico» (15 o más) pero igualmente son gatos mayores y sus necesidades no varían mucho de tener 12 a 16  una vez entrados en esta etapa de su vida.

Cada gato puede envejecer a una velocidad diferente y presentar patologías asociadas a la edad, o no.

 

En general se establecen tres fases en la etapa de envejecimiento gatuno, divididas entre:

  • Maduro: más de 7 años.
  • Senior: a partir de los 11 años
  • Geriátrico: 15 años o más.

Para que te hagas una idea, 11 años sería más o menos el equivalente a 60 años para nosotros.

Alimentación para gatos geriátricos

 

— ¿Qué necesidades específicas tiene un gato geriátrico?

A partir de los 15 años suelen ser más sensibles al estrés y tolerar menos los cambios. En general los gatos ya son de por si sensibles al estrés y poco amigos de novedades, pero digamos que en esta etapa es más evidente aún, de forma que cualquier pequeño cambio puede afectarles notablemente.

– ¿Qué cambios suelen producirse en los gatos geriátricos?

  • Disminución del apetito
  • Se mueven más lentamente.
  • Sufren más los cambios de rutinas y ambientes.
  • Pérdida de visión
  • Pérdida de oído
  • Pelaje menos brillante y aspecto algo más deteriorado.
  • Incontinencia urinaria y/o fecal.
  • Confusión mental y/o pérdida de facultades cognitivas.
  • Cambios en su rutina de sueño.
  • Comportamiento apático.

Para mi lo más evidente en gatos de más de 15 años es que por ejemplo, cuando están dormidos y acabas de llegar, no se despiertan inmediatamente con tu presencia, sino que en muchos casos siguen dormidos como si nada, o como mucho abren un ojo y dicen, ok ya está aquí. Esto es por su falta de actividad y sobre todo por la pérdida de audición que genera que no están atentos a la más mínima señal de movimiento como cuando eran jóvenes.

 

— Estos son mis 5 consejos sobre alimentación en gatos geriátricos.

 

— [Primero] no introduzcas cambios drásticos en su alimentación.

Los gatos en general adoran las rutinas y odian los cambios, sobre todo si son del tipo de novedad que no les gusta… Si quieres cambiar el pienso siempre es recomendable que sea de forma gradual, pero en esta etapa de su vida, es más importante que nunca el que cada cambio sea lo más progresivo posible, ya que se encuentran en una fase en la que son más sensibles al estrés.

Si ya de por si por tener alguna dolencia previa, vas a tener que estar quizás medicándolo, lo que supone un estrés extra para el, si encima te vienes arriba queriendo introducir rutinas nuevas, como por ejemplo comenzar a dar alimento natural, cuando nunca antes lo ha comido o administrar algún suplemento que antes no tomaba, intenta que no sea una rutina nueva que el rechace. Haz cambios poco a poco para poder evaluar si lo está tolerando bien o no.

Cuando me refiero a introducir cambios poco a poco, es a que valores como toleran dichos cambios, si ves que algo no va bien, come memos, deja más restos de pienso fuera del comedero, vomita más etc, es mejor parar en dicho cambio y valorar que es lo que está pasando. Es decir, no es meter cambios sí o sí solo que despacio, sino que tendrás que valorar que dichos cambios son bien recibidos por el.

 

—  [Segundo] evalúa las necesidades específicas de tu gato.

Antes de decidirte por un tipo de alimentación u otro, es importante que lo hagas en base a su condición particular, como por ejemplo:

– ¿Está esterilizado/a?

Lo más normal es que un gato de más de 14 años ya este esterilizado, sea hembra o macho, pero podría ser que no. Ten esto en cuenta a la hora de evaluar su estado, ya que un gato no esterilizado tiende a ser más activo y nervioso, debido a sus hormonas sexuales y por lo tanto a estar más delgados de lo normal, por el estrés que esto les produce. Pero no sería una delgadez por alguna deficiencia en su alimentación, sino por esta condición particular.

– ¿Acceso al exterior?

Si tu gato tiene acceso a un jardín o recinto asegurado, donde haga ejercicio y disfrute de muchos estímulos, su alimentación tendrá que adaptarse a su gasto calórico, que en este caso será mayor que la de un gato de sofá, que pase todo el tiempo dentro de casa.

– ¿Raza o longitud de pelo?

Esto que parece una tontería, requiere en muchas ocasiones de una composición especial en los piensos o suplementos. Un gato por ejemplo sphynx, que no tienen pelo, es más sensible a la temperatura y su cuerpo tiene un consumo más elevado en calorías tan sólo para mantener el calor. Un gato de pelo muy largo, como el persa, tendrá seguramente la necesidad de una suplementación específica para mantener adecuadamente las demandas de nutrientes que ese pelo va a necesitar para lucir sano y bonito.

Si tienes un gato persa o sphynx de más de 15 años, tendrás que tener todo esto en cuenta. Esto son solo dos ejemplos, también puede tratarse de un gato común de pelo largo, o un gato especialmente grande y pesado, por ejemplo un Maine Coon, que necesite un aporte extra de condoprotectores.

– ¿Patologías previas?

Tu gato puede tener más de 15 años pero quizás arrastre una diabetes desde los 8 años, o cualquier tipo de patología relacionada o no con la edad. Obviamente es más importante centrarte en esos problemas a la hora de alimentarle, que no en que se trate sencillamente de un alimento para gatos mayores.

 

—  [Tercero] agua, mucha agua,

A partir de esta edad la ingesta de agua es más importante que nunca, ya que un gato de 14 años si no tiene ya un inicio de insuficiencia renal, lo tendrá en breve.

Por la propia naturaleza del gato, en la que sus ancestros ingerían la mayor parte de los líquidos en su dieta, por medio de presas recién cazadas, el consumo de agua suele ser menor de lo que necesitarían, especialmente desde que se ha comenzado a alimentarlos con pienso (alimento seco).

Te recomiendo este artículo: Cómo animar a tu gato a beber.

– Fuentes de agua.

Introducir fuentes automáticas, si no las tiene ya, siempre es una buena opción para que ingiera más agua.

– Más cuencos y que estos sean atractivos para el gato.

Colocar más cuencos de agua en diferentes zonas de la casa, cambiarla diariamente y sobre todo que sean de cristal, suele generar que beban más agua, que es lo que necesita para mantener su aparato urinario lo mejor posible y con la menor concentración de orina.

– Alimento húmedo.

Aumentar las raciones de alimento húmedo, es siempre una buena idea. Hoy en día puedes encontrar formulaciones para gatos mayores  en comida húmeda sin problema, pero igualmente cualquier alimento que suponga un aporte extra en la cantidad de agua que ingiera, será bienvenido.

 

—  [Cuarto] no suplementes a lo loco.

Salvo que tu veterinario te lo indique, no debes aportar suplementos a tu gato por tu cuenta y riesgo, ya que si esta consumiendo un pienso completo adaptado a sus necesidades, el suplementarlo desequilibrará las proporciones, de forma que pueda ser más perjudicial que beneficioso en muchos casos. Esto puede ocurrir incluso con suplementos naturales que se utilizan un poco para todo.

En caso de que quieras suplementar porque el pienso que come no está adaptado, ya sea porque no consigues que tu gato coma el que sería adecuado o por otros motivos, así no vas a conseguir que reciba el aporte que le correspondería a sus necesidades, por lo que sigue siendo importante que no suplementes sin consultar primero a un veterinario.

Puedes encontrar en el mercado, múltiples suplementos específicos para dolencias de gatos senior, pero como digo, siempre consulta primero a tu veterinario, que podrá evaluar mejor las necesidades específicas de tu gato.

 

—  [Quinto] recipientes adecuados para el pienso.

Esto es importante independientemente de la edad de tu gato, pero en esta etapa es si cabe más importante aún, ya que su deterioro del olfato y el gusto, puede afectar mucho a su aceptación por la comida.

Te recomiendo este artículo Cómo animar a tu gato a comer.

Situar un par de cuencos de comida, en diferentes lugares, en vez de solo uno, puede generar en tu gato más interés por ellos, al igual que ocurre con los cuencos de agua.

Actualmente puedes encontrar unos comederos elevados, que favorecen la digestión al ingerirlos sin estar tan agachados. Yo particularmente he notado gran mejoría en mis gatos, en cuanto a vómitos recurrentes se refiere, utilizando este tipo de comederos, por lo que te los recomiendo al 100%.

—  En resumen.

La vejez no es una enfermedad y aunque es normal que muchas de sus capacidades se vean mermadas por el paso del tiempo, pueden seguir disfrutando de una calidad de vida excelente.

Una alimentación adecuada, puede retrasar la aparición de múltiples patologías, por lo que ahora más que nunca, es necesario que prestes atención a la alimentación de tu gato.

 

– ¿Tienes un gato de más de 15 años?

Para preguntar cualquier cosa o compartir tu experiencia, abajo tienes los comentarios.

¡Un abrazo!

 


 

Quizás te interese también…

Anima Strath: ahora en comprimidos

Shares
error: Content is protected !!

Pin It on Pinterest

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido